Técnica de Metamórfica o Metamorfosis

Imagen

He tenido la fortuna de vivir retos muy grandes y profundos que me han permitido conocer la fuerza de mi SER.

A través  de la Astrología logre aceptar y comprender los retos así como las razones de estas tensiones en mi vida. También encontré esa luz al final del túnel que me dio la esperanza y la Fe de que encontraría el camino adecuado para superar tales desafíos.

Desarrollar semejantes cambios no es nada fácil. Cada nueva experiencia supone un nuevo reto. Parece que cada que tuviéramos una vida segura, llega el momento de cambiar y por tanto de crecer. ¿Qué vendrá después? No lo sé con franqueza; de lo que estoy segura es que seré guiada en cada paso por el camino indicado… y por qué confió en esa guía  hoy tengo el gusto de compartir con ustedes la técnica que me transformó la vida en los momentos más oscuros de mi experiencia.

Para mí ha sido un antes y un después:

La Técnica de Metamorfosis conocida también como Técnica Metamórfica, nos ayuda a despertar la información de nosotros  mismos que por diferentes causas se ha bloqueado. Su aplicación es sencilla y a la vez profunda. Es en sí misma sumamente agradable, tanto para el practicante como el paciente. Su característica es que produce una reacción diferente a otras técnicas, pues se trata puramente de una catalización. El practicante de la Técnica de Metamorfosis (Metamórfica) actúa de catalizador, esta es su única misión.

No trata de curar, ni de calmar un dolor, ni de dar un consejo o una medicación, ya sea natural, ya sea alopática. Sólo y exclusivamente actúa de catalizador, permitiendo de este modo, que sea la fuerza de vida del paciente quien tome las riendas de su propia curación. En ella se encuentra la sabiduría y es quien de forma inteligente reestablece la salud que se había alterado. Por diferentes causas y de forma inconsciente vamos limitando la función natural de las células y por consiguiente de algún órgano o sistema. En nuestro cuerpo existe una perfecta Inter.-acción entre átomos, células, órganos, etc., lo que afecta a una pequeña parte, afecta a todo el resto.

Estamos compuestos de nuestro cuerpo, físico, mental y emocional así mismo como el espiritual, forman una unidad, están relacionados entre sí de forma perfecta y en constante correspondencia; no podemos pretender curar una parte, no serviría de nada, sólo de parar un efecto, que volvería a repetirse más tarde pues la causa seguiría oculta. Es una forma de curar que ya hemos practicado durante algún tiempo, pero que ahora comprendemos que no sirve. Los calmantes, los analgésicos o antiinflamatorios funcionan bien, pero sólo durante un tiempo, después su efecto desaparece. La fuerza de vida con su inteligencia innata y con toda la información que hay en ella, permanece siempre informándonos (si queremos oírla) del porque enfermamos y como poder llegar a curar.

Con la práctica de la Técnica Metamórfica se va produciendo una profunda y progresiva transformación, a medida que se va activando la consciencia celular y la información que hay en ella. Es una comunicación silenciosa y profunda que se establece con uno mismo. Es la propia energía vital del paciente quien contiene la información de la salud y el orden, de la armonía  y de la capacidad constante de regeneración. Es una capacidad que en algunos casos parece que se ha perdido y que es imposible recuperar. Pero hoy sabemos que es el cuerpo mental quien pone los límites, y que también es la mente quien los quita y quien permite que se produzca la curación.

Es una Técnica que descubrió Robert St. John hace más de 50 años, durante un tratamiento de Reflexología podal, que estaba aplicando a una niña de 18 meses con síndrome Down profundo. En este caso el tratamiento de Reflexología no daba resultado y Robert sintió el deseo de acariciar los pies de la bebé, mientras la acariciaba, por el puro placer de acariciar, notó que la mirada de la niña se transformaba. Observó que estaba acariciando la zona interna del pie, que es la zona refleja de la cabeza y la columna vertebral, se dio cuenta que sin proponérselo estaba catalizando la energía vital que surge por el canal principal. La niña estaba reaccionando y se producía en ella una transformación inesperada. Durante unos días siguió acariciando los pies en ese mismo lugar, y las transformaciones seguían ocurriendo, estaba menos inquieta, dormía mejor, respiraba mejor, pues sufría una fuerte congestión pulmonar. Más adelante decidió acariciar las manos y la cabeza en las mismas zonas reflejas de la cabeza y columna vertebral. Las transformaciones cada vez eran más importantes.

Poco a poco se fueron consiguiendo grandes transformaciones que sorprendieron a los médicos que seguían su evolución, incluso su imagen facial fue transformándose hasta que llegó a la adolescencia sin los rasgos faciales típicos de su nacimiento. Se había producido una serenidad interior y se despertó en ella una gran inteligencia.

Durante sus investigaciones Robert decidió   probar la experiencia con autistas, al aplicar la Técnica de la Metamorfosis pudo comprobar los beneficios que se iban produciendo.

Poco a poco tras un seguimiento observó que mejoraba la calidad de vida y comprobó que aumentaba la capacidad intelectual de sus pacientes, decidió aplicar la Técnica de la Metamorfosis en otros enfermos con depresión, en enfermedades crónicas, en accidentes o traumas, tanto físicos como emocionales. Fue comprobando que las personas a las que trataba con esta técnica, no sólo se iban curando sino que también tenían otra actitud ante la vida, una capacidad distinta de reaccionar ante la adversidad, y una fuerza regeneradora activa y dinámica.

Hoy sabemos que cuerpo físico, mental, emocional, anímico y espiritual forman una unidad, lo que afecta a uno, afecta todos a la vez. Sabemos que el ser humano no es una colección de partes sino un todo integral, y que la sanación es simultánea en todas partes.

No podemos curar una parte de nosotros mismos sin armonizar todo lo demás, pues está perfectamente interconectado. Somos un holograma y sabemos que hay que utilizar medicina holística para que se restablezca la salud, y si profundizamos más, descubrimos que quizá llegue el momento en que seamos capaces de mantenernos sanos sin la necesidad de seguir creando enfermedades. Esta capacidad de mantener la salud está implícita en el ser humano.

Esta es una breve explicación de nuestros cuatro cuerpos inferiores, si logramos comprender su funcionamiento nos daremos cuenta de que manera nos podemos convertir en catalizadores de la energía perfecta que mora en cada uno de nosotros, y lograremos una Metamorfosis

1.- EL CUERPO FÍSICO

Está construido del elemento tierra. Es el encargado de ejecutar los actos físicos. Funciona a través de los sentidos: vista, gusto, tacto, olfato y oído.

Se desenvuelve en el Mundo de la Materia, en el Plano físico, aquí en la 3ª

Dimensión y recibe el nombre de YO.

2.- EL CUERPO ETÉRICO

 Está constituido por el elemento del fuego y se encuentra en cuarta dimensión. Es la contraparte del cuerpo físico, es la figura real del ser; tal y como es ahora nuestro cuerpo físico. Es el cuerpo donde se almacenan las memorias, allí se encuentran registradas todas las experiencias que el ser ha vivido en todas sus vidas a lo largo de la evolución. Traduce los sentimientos y pensamientos en líneas eléctricas energéticas.  Contiene los centros generadores de energía o chakras. Es el intermediario entre los mundos superiores de donde viene la energía y el mundo físico del ser. La expresión de los ojos es el reflejo del cuerpo etérico, por lo tanto no cambia a lo largo de nuestras encarnaciones. Por esta razón, es importante el cuidado de nuestro cuerpo etérico.

3.- EL CUERPO MENTAL

Se encuentra en la cuarta dimensión y está constituido del elemento aire. A través del cuerpo mental se procesan todos los conceptos, opiniones, razonamientos. El cuerpo mental alberga las formas de pensamiento.

Gran principio del mentalismo:

“Todo en el universo es mente, el universo es mental”

La máxima casuística:

¡Pensad es Cread!,

¡Allí donde está tu pensamiento, allí estás tú!

¡En eso que piensas, en eso te conviertes!”.

La mente es el pilar de quien aspira a la Maestría, y es el pilar porque la energía del universo sólo obedece a la mente.  Los pensamientos discordantes: temores, dudas, resentimientos se denominan Ilusiones Mentales.

4.- EL CUERPO EMOCIONAL

Está constituido por el elemento agua. En el cuerpo emocional residen posibilidades que nos mueven a llevar una vida perfecta, la belleza, armonía, paz, creatividad, el arte.

Es el más susceptible a ser afectado por las circunstancias que provienen del medio externo. Cuando el hombre se eleva con una conciencia Clara deja de ser esclavo de la mente y se convierte en su dueño. El cuerpo emocional es el cuerpo de los deseos.

Cuando caemos presos de deseos o emociones discordantes como resentimientos, remordimientos, carencias, angustias, limitación, lujuria, etc. Forma cristalizaciones en el Plano Mental y Emocional

Deseo que a través del AMOR, fluyas en esta experiencia y que a través el camino que sea el adecuado para ti te guie y te llene de las mejores experiencias.

Lili

Anuncios

Un pensamiento en “Técnica de Metamórfica o Metamorfosis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s